Skip to main content

Susurro divino

Del número de enero de 1997 de El Heraldo de la Ciencia Cristiana


Paz que transita mi interior y lo renueva,
disolviendo angustias y temores.

Armonía: eterna, sublime, majestuosa,
gloriosa, verdadera.

Mil bendiciones se esparcen
en el pensamiento fértil,
albergando paz y buena voluntad.

Aquello que proviene de lo alto
y nos sostiene sin descanso.

Gran sabiduría hay para los que ansían escuchar
la voz que susurra en el silencio.
Tonadas suaves se escuchan,
un nuevo amanecer se vislumbra
desde la cumbre donde mi consciencia se eleva.
Allí todo es reposar sereno.
Allí hay aire de libertad,
Ciencia divina
manifestándose al hombre.

¡TENGA ACCESO A MÁS ARTÍCULOS INSPIRADORES COMO ESTE!

Bienvenido al Heraldo-Online, el sitio de El Heraldo de la Ciencia Cristiana. Esperamos que disfrute de este artículo que ha sido compartido con usted.

 Para tener acceso total a los Heraldos, active una cuenta usando su suscripción impresa del Heraldo ¡o suscríbase hoy a JSH-Online!

More in this issue / enero de 1997

La misión de El Heraldo

La explicación divinamente inspirada de la Sra. Eddy sobre la misión de El Heraldo de la Ciencia Cristiana, fundado en 1903, se ha convertido en símbolo de las actividades del movimiento de la Ciencia Cristiana que abarca al mundo. Las palabras de la Sra. Eddy figuran en la inscripción de la cornisa del edificio de La Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana: para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la verdad. El Heraldo es una expresión tangible del interés de nuestra Guía en compartir con toda la humanidad el inapreciable conocimiento de la Ciencia de la Vida. La Sra. Eddy comprendió que el Consolador había venido “para la sanidad de las naciones”.

Alfred F. Schneider, El Heraldo de la Ciencia Cristiana, número de mayo de 1974

Saber más acerca de El Heraldo y su misión.