Skip to main content Skip to search Skip to header Skip to footer
Original Web

Para jóvenes

Ningún problema es demasiado pequeño… o demasiado grande

De El Heraldo de la Ciencia Cristiana. Publicado en línea - 6 de junio de 2022


El “mundo real” y sus problemas parecían muy diferentes de lo que había aprendido en la Escuela Dominical de la Ciencia Cristiana, y no estaba segura de poder lidiar con ellos. 

“Dios es Amor” eran las tres palabras en letras grandes en la pared delantera de la Escuela Dominical a la que había asistido desde que era pequeña. Mientras crecía, este gran hecho llegó a significar cada vez más para mí, y me encantaba pensar en que el Amor era incesante, inmutable e incondicional. Pero cuando salí al “mundo frío y cruel” como una joven adulta, me resultaba difícil ver la totalidad, omnipresencia, unicidad y bondad de Dios, y mucho menos probarlas. 

De hecho, al recordar mi temprana edad adulta, tendría que llamarme a mí misma una Científica Cristiana “Ricitos de Oro”. Aunque quería experimentar el poder sanador de Dios, sentía como que estaba esperando que surgiera el problema “más apropiado” para poder abordarlo con la oración. Pero cada problema parecía demasiado pequeño como para molestarme en resolverlo, o demasiado grande para que lo tratara. Si Dios no me hubiera despertado, todavía estaría esperando. Pero afortunadamente, ¡Él me despertó!

Iniciar sesión para ver esta página

Para tener acceso total a los Heraldos, active una cuenta usando su suscripción impresa del Heraldo ¡o suscríbase hoy a JSH-Online!

La misión del Heraldo

 “...para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad...”

Mary Baker Eddy, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y Miscelánea, pág. 353

Saber más acerca del Heraldo y su misión.