Skip to main content

ARTÍCULO

Enfrenta la superstición con hechos espirituales

Toda la misión y ministerio de Cristo Jesús proclamaron que el reino de los cielos, o el buen gobierno de Dios, está siempre aquí, siempre a nuestro alcance, y está siempre dentro de nuestra propia consciencia, ahora y eternamente.

activate-subscribe

Acceda a El Heraldo en línea hoy

Activar

¿Ya es suscriptor de la edición impresa? Acceda a El Heraldo en línea sin costo adicional.

Suscribirse

¿Aún no es suscriptor? Suscríbase y tenga acceso ilimitado a Heraldo-Online más seis números impresos por año.

Para jóvenes

Del vacío a la alegría

Al final de la universidad, nuestra joven autora ora y encuentra un sentido renovado de propósito y estabilidad para vencer la depresión y saber qué pasos tomar.

Daily Lift

Yo soy espiritual, y tú también

Mark Swinney, CSB, de Sandia Park, New Mexico, EUA.

Encuéntrenos

Explore la red global de recursos sanadores de la Ciencia Cristiana disponible para usted. Asista a un servicio religioso, visite una Sala de Lectura, hable con un practicista de la Ciencia Cristiana, y más.

Descargar PDF del Directorio

Comparta este sitio web

Conozca las formas en que puede compartir El Heraldo con otras personas.

¿Qué es la Ciencia Cristiana?

Mary Baker Eddy, quien descubrió y fundó la Ciencia Cristiana, la definió como “la ley de Dios, la ley del bien...” (Rudimentos de la Ciencia Divina, pág. 1). Ella encontró en la Biblia las leyes fundamentales de Dios que formarían la base de su enseñanza y práctica de la Ciencia Cristiana. Muchas personas han descubierto que cuando comprenden mejor su relación con Dios mediante esta Ciencia del cristianismo, su salud es restaurada y su carácter es transformado. Cada curación inspira el deseo sincero de ayudar a otros a que conozcan y experimenten cuánto nos ama Dios a cada uno de nosotros. Saber más hoy en ChristianScience.com/es.

La misión de El Heraldo

En 1903, Mary Baker Eddy estableció El Heraldo de la Ciencia Cristiana. Su propósito: “Proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad”. La definición que da el diccionario de “heraldo” como un “precursor, un mensajero que es enviado para anunciar que lo que ha de venir se acerca”, da un significado especial al nombre “Heraldo” y señala además nuestra obligación, la obligación de cada uno de nosotros, de ver que nuestros Heraldos sean dignos de la confianza depositada en ellos, confianza que es inseparable del Cristo y que fue anunciada primero por Jesús (Marcos 16:15): “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura”.

Mary Sands Lee, Christian Science Sentinel, 7 de julio de 1956

Saber más acerca de El Heraldo y su misión.