Skip to main content

Para niños

Mis botas vaqueras y una lección sanadora

¿Qué pasa cuando recurrimos a Dios con todo nuestro corazón y pensamiento? Él nos recuerda que somos espirituales, Sus hijos queridos. Entonces siempre somos amados y siempre estamos seguros. Dios nunca deja de amarnos y de cuidarnos. Su ley de armonía nos mantiene a salvo, completos y bien.

¡Encontramos a mi perra!

Cuando su perra se perdió, Sofía y su familia se preocuparon y tuvieron miedo. Pero ella se calmó después de orar para saber que todos podemos escuchar la voz de Dios, incluso su perra, a la que encontraron poco después.

Mi ojo sanó rápido

Mediante la oración el ojo de Lizzie sanó muy rápido. Ella está muy agradecida por esta curación y por el poder amoroso de Dios

Mi brazo sanó por completo

Cuando sufrió una caída, Xander lastimó el brazo. Vean cómo él alcanzó la curación por medio de la oración.

Nada que temer

Cuando Michael enfrentó al miedo, su mamá le recordó que Dios está aquí y en todas partes. Como el amor de Dios llena todo el espacio, ¡no hay nada que temer!

Desecha esos “pensamientos basura”

Un día en la Escuela Dominical, a Sawyer comenzó a dolerle mucho el estómago. Ella se dio cuenta de que Dios es del todo bueno y solo nos da buenos pensamientos como, por ejemplo, que somos amados y que estamos seguros. Está muy agradecida por la rápida curación que resultó de la oración.

Oración por mi cabra

Quando su cabra no estuvo bien, Dasha oró con su mamá. Más tarde, fueron a una conferencia de la Ciencia Cristiana, en la que escucharon muchas curaciones maravillosas, incluso de animales. Cuando regresaron de la conferencia, se sintieron muy felices al ver que la cabra estaba totalmente sana.

¡Estaba totalmente bien!

Un domingo, cuando iba para la iglesia empezó a doler el estómago de Allie. Ella oró con su mamá y después, cuando salieron de la iglesia, Allie ¡estaba totalmente bien!

“Estoy a salvo en Dios”

Orar con su mamá ayudó a esta joven autora a comprender que ella está siempre a salvo en Dios y que nada malo puede tocarla o hacerle daño. Como resultado pudo sanar muy rápido de dolores de cabeza y panza.

La oración detuvo la pelea

Obedecer la regla de oro nos hace más equitativos, más abiertos, más justos. Y lo mejor de todo es que nos ayuda a ser más amorosos y atentos con los demás.

La misión de El Heraldo

La explicación divinamente inspirada de la Sra. Eddy sobre la misión de El Heraldo de la Ciencia Cristiana, fundado en 1903, se ha convertido en símbolo de las actividades del movimiento de la Ciencia Cristiana que abarca al mundo. Las palabras de la Sra. Eddy figuran en la inscripción de la cornisa del edificio de La Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana: para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la verdad. El Heraldo es una expresión tangible del interés de nuestra Guía en compartir con toda la humanidad el inapreciable conocimiento de la Ciencia de la Vida. La Sra. Eddy comprendió que el Consolador había venido “para la sanidad de las naciones”.

Alfred F. Schneider, El Heraldo de la Ciencia Cristiana, número de mayo de 1974

Saber más acerca de El Heraldo y su misión.