Skip to main content

Para niños

Cómo una acosadora se convirtió en una amiga

Al aplicar las enseñanzas que aprendió en la Escuela Dominical de la Ciencia Cristiana, Jennifer pudo superar una situación de acoso escolar. De hecho, ¡hizo una amiga!

Sin más pensamientos de temor

Darse cuenta de que Dios siempre está con ella adondequiera que vaya, llevó Sophie a no tener miedo de estar sola.

Ciento por ciento sanada

Toda curación viene de Dios y siempre es ciento por ciento completa, ¡todo el tiempo!

Ya no tengo sueños feos

Dios hace que todo sea muy bueno, así que no hay lugar para sueños feos.

Siempre al cuidado de Dios

Después de sufrir una caída y herirse, Cayl encontró la cura al orar reconociendo que Dios la creó a Su imagen. Como Él es el Espíritu, ella sólo puede ser espiritual, y algo espiritual no puede ser lastimado.

Caminaba de la escuela a casa con Dios

Nuestro amoroso Padre-Madre Dios siempre está con nosotros para protegernos y guiarnos. 

El dolor desapareció

No hay lugar donde Dios no esté. Esto le ayudó a Grace a sentir menos miedo y a sanarse.

La luz del Amor llena todo el espacio

Dios reina en todas partes. Eso quiere decir que no puede haber dolor cerca de nosotros, porque todo el espacio está lleno del Amor divino.

Los ángeles de Dios vienen en Navidad, y ¡todos los días!

Los ángeles son en realidad mensajes puros y espirituales que Dios envía a Sus hijos y nos vienen como buenos pensamientos. Nos guían a donde estamos seguros. Nos orientan para tomar buenas decisiones. Y muchas veces traen curación y alegría.

¡Encontramos a mi perra!

Cuando su perra se perdió, Sofía y su familia se preocuparon y tuvieron miedo. Pero ella se calmó después de orar para saber que todos podemos escuchar la voz de Dios, incluso su perra, a la que encontraron poco después.

La misión de El Heraldo

La explicación divinamente inspirada de la Sra. Eddy sobre la misión de El Heraldo de la Ciencia Cristiana, fundado en 1903, se ha convertido en símbolo de las actividades del movimiento de la Ciencia Cristiana que abarca al mundo. Las palabras de la Sra. Eddy figuran en la inscripción de la cornisa del edificio de La Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana: para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la verdad. El Heraldo es una expresión tangible del interés de nuestra Guía en compartir con toda la humanidad el inapreciable conocimiento de la Ciencia de la Vida. La Sra. Eddy comprendió que el Consolador había venido “para la sanidad de las naciones”.

Alfred F. Schneider, El Heraldo de la Ciencia Cristiana, número de mayo de 1974

Saber más acerca de El Heraldo y su misión.