Skip to main content

Para niños

No te dejes engañar

Con la ayuda de Dios, Carol sigue aprendiendo a ver solo lo que es real, bueno y verdadero. ¡Nosotros también podemos!

Aprende a perdonar

Cuando una nueva amiga la hizo enojar, Isabelle oró y perdonó.

Dios estaba allí cuando necesité ayuda

Los padres de Aidan le habían enseñado que podía orar a Dios cuando tenía un problema. Eso fue lo que hizo cuando su juguete favorito se perdió. Él siguió las buenas ideas de Dios para encontrarlo y aprendió que Dios siempre lo ayudará cuando necesite ayuda.

Una curación muy rápida

Orar recoociendo que es bueno y está en todas partes, y eso quiere decir que las cosas malas no pueden estar en ningún lado llevó Eliette a sanarse rapidaente de un rasguño.

¿Sabes cuán grande es Dios?

Una noche Dillys se despertó con dolor de barriga. Oró le pedindo a Dios que le diera un buen pensamiento que le ayudara. Después de escuchar ese buen pensamiento, dejó de estar asustada, y el dolor de barriga desapareció.

Cómo arreglar un mal día

Cuando esta mamá estaba muy enojada, Stuart oró reconociendo que el temor y el enojo no tienen ningún poder para arruinar nada, y leyó un pasaje de Ciencia y Salud que confirmaba esto. Él estaba muy feliz de saber que puede ayudar a otras personas con la oración.

Da la bienvenida al Príncipe de Paz

En la época de Navidad —o en cualquier momento¬— todos podemos estar atentos para escuchar al Cristo y sentirnos tranquilos, seguros y amados. 

¡Hacía las labores… con Dios!

Jack logró superar el resentimiento y hacer la tarea con alegría cuando se dio cuenta de que el poder y el amor de Dios siempre estaban con él.

La oración terminó con el acoso

Cuando piensa en cómo la oración ayudó a sanar la intimidación, Timmy cree que la clave fue que al orar pudo ver a todos espiritualmente, como los hijos buenos y amorosos de Dios.

Una curación en el campamento de verano

Cuando ora, Jacob habla con Dios sinceramente acerca de aquello que le viene al pensamiento. También escucha las buenas ideas que vienen de Dios. Y eso lo ayudó con un problema en el campamento de verano.

La misión de El Heraldo

La explicación divinamente inspirada de la Sra. Eddy sobre la misión de El Heraldo de la Ciencia Cristiana, fundado en 1903, se ha convertido en símbolo de las actividades del movimiento de la Ciencia Cristiana que abarca al mundo. Las palabras de la Sra. Eddy figuran en la inscripción de la cornisa del edificio de La Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana: para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la verdad. El Heraldo es una expresión tangible del interés de nuestra Guía en compartir con toda la humanidad el inapreciable conocimiento de la Ciencia de la Vida. La Sra. Eddy comprendió que el Consolador había venido “para la sanidad de las naciones”.

Alfred F. Schneider, El Heraldo de la Ciencia Cristiana, número de mayo de 1974

Saber más acerca de El Heraldo y su misión.