Skip to main content

Para jóvenes

El consuelo de la Navidad

Lizzie tuvo una curación fue un recordatorio de que no importa dónde estemos o qué celebremos, siempre podemos experimentar la presencia de Dios que nos trae consuelo y alegría.

Jamás pensé que dejaría de beber

Beber alcohol era un aspecto importante de su vida social, pero cuando esta escritora descubrió una felicidad más profunda de la que había encontrado cuando bebía, decidió que estaría incluso dispuesta a abandonar el alcohol. Pero ¿cómo reaccionarían sus amigos?

Cuando tienes demasiado para hacer

Aprender más acerca de su fuente, Dios, la ayudó esta estudiante de bachillerato a cambiar su forma de pensar respecto al trabajo de la escuela y otras exigencias, y esto la impulsó a estar más tranquila y cerca de Dios durante su onceavo grado.

Ciérrale la puerta al dolor

De esta curación de dolor y malestar en las piernas Camille aprendió que prestarle toda la atención a su oración le ayuda a “cerrar la puerta” al problema mucho más rápidamente.

¿Qué haces cuando oras y la curación no se produce de inmediato? ¿Te criticas a ti mismo? ¿Te das por vencido? Este autor ofrece un enfoque distinto: Obtener una perspectiva diferente respecto al “trabajo” sanador.

Cuando no puedes controlar una situación

Durante una expedición por la montaña en bicicleta, ella se sintió atemorizada y luchaba con una situación que no podía controlar. ¿Qué podemos hacer cuando nos encontramos igualmente abrumados? Esta autora explica cómo el comprender más acerca de Dios y nuestra relación con Él, nos abre el camino para salir victoriosos.

Elimina el temor

Cuando las cosas en el campamento para escalar no salieron según lo planeado, esta adolescente se dio cuenta de que obligarse a superar su temor a las alturas no iba a funcionar; ella tenía que orar.

¿Curación inmediata? ¡Es posible!

Al tener dolor en sus tobillos durante una caminata, esta consejera en entrenamiento quiso sanar por medio de la oración, pero le preocupaba que la curación tomara tiempo. Un discernimiento espiritual le demostró que estaba equivocada, y la liberó.

¿Cómo puedo orar por los abrumadores problemas del mundo?

¿Es que nuestras oraciones individuales pueden producir un cambio favorable cuando se trata de las cosas grandes que suceden en el mundo? Esta autora dice que sí, y explica por qué lo sabe.

¿Viajar sola? ¿O con Dios?

Durante un vuelo internacional, esta adolescente comenzó a entrar en pánico cuando no podía recordar una información crítica que necesitaba para llegar a su próximo destino. Sin embargo, lo que sí recordó fue orar. Me embargó un sentimiento tangible de paz y amor.

La misión de El Heraldo

La explicación divinamente inspirada de la Sra. Eddy sobre la misión de El Heraldo de la Ciencia Cristiana, fundado en 1903, se ha convertido en símbolo de las actividades del movimiento de la Ciencia Cristiana que abarca al mundo. Las palabras de la Sra. Eddy figuran en la inscripción de la cornisa del edificio de La Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana: para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la verdad. El Heraldo es una expresión tangible del interés de nuestra Guía en compartir con toda la humanidad el inapreciable conocimiento de la Ciencia de la Vida. La Sra. Eddy comprendió que el Consolador había venido “para la sanidad de las naciones”.

Alfred F. Schneider, El Heraldo de la Ciencia Cristiana, número de mayo de 1974

Saber más acerca de El Heraldo y su misión.