Skip to main content Skip to search Skip to header Skip to footer

Para jóvenes

Cuando algo malo ha estado sucediendo por siempre

Si parece que hemos estado orando mucho por algo y no está pasando nada, ¿qué podemos hacer? Esta autora comparte por qué podemos confiar en los efectos de nuestras oraciones y persistir.

Detrás del volante… con Dios

Después de tener un accidente automovilístico por estar distraída, esta adolescente comenzó a ver de manera diferente lo que significa conducir; como una oportunidad para orar activamente por ella misma y por todos los demás en la carretera.

Cuando la India impuso el confinamiento debido a la pandemia, esta adolescente, como los de todo el mundo, descubrió que su vida había cambiado por completo. La Escuela Dominical de la Ciencia Cristiana demostró ser una tabla de salvación inesperada. 

Adiós temporada de gripe

Nuestra autora explica que la ley de Dios siempre está en funcionamiento. Y es una ley en la que podemos confiar para mantenernos en perfecto estado de salud, sin interrupción.

Sana de desesperanza

Se sentía desesperada, como si no tuviera futuro y ni siquiera importara. Pero un día, esta adolescente comenzó a comprender algunas de las sencillas ideas que había aprendido en la Escuela Dominical de la Ciencia Cristiana, y toda su perspectiva cambió. 

Con el reconocimiento de que Dios nos creó a cada uno de nosotros intrínsecamente buenos, estamos facultados para avanzar hacia la redención y el cambio sin atribuirnos las acciones equivocadas a nosotros mismos.

¿Qué vas a hacer después?

Parecía que todos en su vida querían saber: ¿Qué vas a hacer después de graduarte? Pero en lugar de sentirse presionado, este escritor se apoyó en lo que había estado aprendiendo acerca de Dios, el Amor, para encontrar el camino a seguir.

Encontré a “mi gente” mediante la oración

Aunque era amable con muchos de los estudiantes de su escuela, esta adolescente anhelaba tener un grupo de amigos propios. Cuando comenzó a orar acerca de la amistad, no solo terminó encontrando a “su gente”, sino que obtuvo algo aún más significativo: una comprensión más profunda y firme del amor de Dios.

A mitad de los preparativos para el espectáculo anual de baile de su escuela, esta estudiante universitaria se sintió abatida cuando la pandemia interrumpió sus planes. Pero le esperaba una sorpresa cuando el hecho espiritual de la constante bondad de Dios se hizo evidente en su vida.

Sana de mononucleosis

Alejada del apoyo de su familia y otros Científicos Cristianos, esta estudiante de bachillerato encontró renovada fortaleza espiritual y convicción sobre el poder sanador de Dios al enfrentarse con el diagnóstico de una enfermedad y luego ser sanada.

La misión de El Heraldo

 “...para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad...”

— Mary Baker Eddy, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y Miscelánea pág. 353

Saber más acerca de El Heraldo y su misión.