Skip to main content

Editoriales

¡Trae la cosecha!

Estar agradecidos por las cosas simples que tal vez estemos dando por sentado —y expresar bondad y amor al hacerlo— cultiva un corazón agradecido, la tierra que trae una cosecha abundante de bien a nuestras vidas.

“Los buscadores de la Verdad la encontrarán”*

La Ciencia Cristiana enseña lo que Jesús probó: que como todos somos los hijos de Dios, tenemos la capacidad innata de comprender a Dios y podemos seguir al Cristo, hasta cierto grado, al vencer el pecado, la enfermedad y la muerte.

Un solo Padre-Madre Dios: fundamento para el progreso y la igualdad

Nuestro progreso hacia la igualdad es el resultado inevitable de comprender las verdades eternas. 

La Causa de la Ciencia Cristiana te necesita ahora

¿Cuánto estamos nosotros, como Científicos Cristianos, reconociendo que no pertenecemos simplemente a una pequeña iglesia o denominación religiosa, sino a una gran Causa? Y ¿cómo y porqué es nuestra ayuda tan urgentemente necesaria ahora?

Respuesta a la disensión en la sociedad actual

El estar dispuestos a pensar por nosotros mismos desde una base más espiritual y no ser influenciados por intereses externos egoístas, proporciona un fundamento a partir del cual orar sinceramente y descubrir qué es verdad y beneficioso para nuestras propias vidas, así como para el progreso de la sociedad.

¿Estamos personalizando o “caminando a la luz de Dios”?

Contrario a la opinión de la voluntad y el ego humanos, la verdadera individualidad no se pierde, sino que se encuentra al acercarnos a Dios.

El Amor divino expresado: eleva la salud y la moral

Cuando nos expresan amor, sentimos dentro de nosotros mismos el poderoso impulso de expresar bondad, especialmente cuando es la expresión de ese Amor divino que ve más allá de la personalidad humana imperfecta, y contempla la bondad pura que caracteriza nuestra identidad real como reflejos puros de Dios. Mary Baker Eddy sintió ese amor puro de Dios expresado a través del amor de su madre, mediante su estudio de la Biblia, y especialmente mediante el ejemplo y las enseñanzas de Cristo Jesús.

La Pascua y sus infinitas posibilidades

¡Qué descubrimiento importante es comprender que todos debemos “vivir, no [podemos] morir”, y que todos podemos experimentar la resurrección esta Pascua y todos los días!

¿Incluye esto tu relación con Dios?

La Ciencia Cristiana nos muestra la certeza de la infalible bondad y gracia de Dios, y nos da la habilidad de orar para comprender esto mejor, no solo para nosotros mismos, sino también para nuestras comunidades.

¿Amar a mi prójimo como a mí mismo?

Para comprender lo que Dios conoce, necesitamos saber qué es Dios, y qué hace. Entonces podemos amar verdaderamente a Dios con todo nuestro ser, y amarnos a nosotros mismos y a otros como Dios nos ama.

La misión de El Heraldo

La explicación divinamente inspirada de la Sra. Eddy sobre la misión de El Heraldo de la Ciencia Cristiana, fundado en 1903, se ha convertido en símbolo de las actividades del movimiento de la Ciencia Cristiana que abarca al mundo. Las palabras de la Sra. Eddy figuran en la inscripción de la cornisa del edificio de La Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana: para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la verdad. El Heraldo es una expresión tangible del interés de nuestra Guía en compartir con toda la humanidad el inapreciable conocimiento de la Ciencia de la Vida. La Sra. Eddy comprendió que el Consolador había venido “para la sanidad de las naciones”.

Alfred F. Schneider, El Heraldo de la Ciencia Cristiana, número de mayo de 1974

Saber más acerca de El Heraldo y su misión.