Skip to main content

Relatos de curación

La rodilla lesionada funciona de nuevo perfectamente

Esta experiencia es para Honla una prueba de que ninguna función del hombre espiritual y verdadero puede perderse, porque la Mente eterna nunca deja de funcionar.

Sanan huesos rotos de la muñeca

Marette tuvo una cura cuando comprendio que El amor de Dios es lo suficientemente poderoso como para despertarnos de las ilusiones más aterradoras del sentido material.

Seguridad al sentir la presencia de Dios

La aventura más grande es elevarse del punto de vista material acerca de la vida y la creación a la comprensión de la constante presencia y control que tiene el Amor divino sobre todas las cosas.

Sana de parálisis

Esta curación, fue muy importante para Prudence, y fortaleció aún más su reconocimiento de que todas las cosas son posibles para Dios.

La protuberancia de la mano desapareció

Catherine dice que es reconfortante ver que aun cuando un problema parezca demasiado grande, no obstante, podemos encontrar descanso y curación en el amor bondadoso de Dios.

Sané durante el servicio en la iglesia

Quando tosia mucho, el amor que sentió en una iglesia de la ciencia cristiana y la atmósfera propicia para la curación de esa iglesia ayudaron Maryann durante aquel servicio religioso.

La paternidad y maternidad de Dios es justo lo que los sanadores cristianos necesitan porque nos permite cuidar tiernamente de todos los hijos de Dios, nuestros hermanos y hermanas, con Su amor sanador.

Se recupera de un mal resbalón

"Sabía que mi verdadera sustancia es inalterable e intacta." Orar con esa idea ayudó Gloria a sanarse después de un mal resbalón.

Ya no tenía cáncer

Por medio de la oración, el temor y los abrumadores pensamientos de enfermedad se disiparon, y fueron reemplazados por el conocimiento de que todos tenemos el derecho de gozar de buena salud como hijos de Dios; y gradualmente Sue se dio cuenta de que había sanado de cáncer.

Protegido del contagio en el trabajo

A través de esta experiencia, William aprendió que el contagio en el lugar de trabajo no es una ley y no es invencible, y esta comprensión tuvo como resultado una curación permanente. 

La misión de El Heraldo

La explicación divinamente inspirada de la Sra. Eddy sobre la misión de El Heraldo de la Ciencia Cristiana, fundado en 1903, se ha convertido en símbolo de las actividades del movimiento de la Ciencia Cristiana que abarca al mundo. Las palabras de la Sra. Eddy figuran en la inscripción de la cornisa del edificio de La Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana: para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la verdad. El Heraldo es una expresión tangible del interés de nuestra Guía en compartir con toda la humanidad el inapreciable conocimiento de la Ciencia de la Vida. La Sra. Eddy comprendió que el Consolador había venido “para la sanidad de las naciones”.

Alfred F. Schneider, El Heraldo de la Ciencia Cristiana, número de mayo de 1974

Saber más acerca de El Heraldo y su misión.