Skip to main content Skip to search Skip to header Skip to footer

Relatos de curación

Ver la “justicia de Dios”

Al enfrentarse con una condición de la vista relacionada con la edad, ella oró sabiendo que tenía el derecho —y las herramientas en la Ciencia Cristiana— de “anular” esta sentencia injusta sobre su vista. Ella, de hecho, lo hizo, y está permanentemente sanada de este problema.

Los riñones reanudaron su funcionamiento normal

Cuando se le informó que sus riñones no funcionaban bien, él y su esposa se comprometieron a perseverar con la curación en la Ciencia Cristiana y no con la diálisis. Esta firme postura les dio valor. La curación es permanente.

El bulto se disolvió

La autora de este testimonio expresa su gratitud por el cuidado de Dios y Su presencia a cada paso del camino, y por el practicista que tan gentilmente la ayudó, la apoyó y le dio el empujoncito hacia adelante para sanar de un bulto en el muslo.

Dos curaciones importantes

Dios nos crea como Su propio reflejo y mantiene todo lo que es verdadero acerca de nosotros, guardándonos a salvo y completos. Esta idea espiritual ayudó a este autor a sanar permanentemente de dolores abdominales agudos y de dolor en un costado a través de la oración.

Curación de un bulto

Cuando la eligieron para desempeñarse como Lectora, ella supo que era hora de sanar.

La oración devota demuestra ser invaluable

A través de la oración, tuvo la fuerte sensación de que Dios cuidaba de ella, sin importar las circunstancias, y como resultado sanó permanentemente de un agudo dolor interno.

Evita un robo en una calle de la ciudad

La autora pudo evitar un robo en medio de la calle al confiar en la definición de “niños” y su naturaleza espiritual.

Esta autora comparte su gratitud por varias curaciones que ha tenido con el apoyo de los enfermeros de la Ciencia Cristiana. La comprensión de los enfermeros de que la enfermedad y el temor no provienen de Dios y, por lo tanto, no son reales, y que Dios es capaz de sanar cualquier imposición que pueda aparecer se hace evidente en este relato.

El valor, la confianza y la convicción traen curación

Afirmó al orar la autoridad de Dios sobre el temor subyacente, las teorías médicas sobre la salud y otros factores mentales —el “error elemental y latente”— a menudo asociados con los problemas cardíacos. Como resultado, el miedo a los ataques cardíacos desapareció por completo, y ya hace más de dos años que ha estado libre de todo síntoma.

El sangrado se detuvo

Sus oraciones la llevaron a superar la impaciencia y las críticas hacia un amigo. Y su cambio de actitud resultó en la curación permanente de un sangrado constante y anormal.

La misión del Heraldo

 “...para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad...”

Mary Baker Eddy, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y Miscelánea, pág. 353

Saber más acerca del Heraldo y su misión.