Skip to main content Skip to search Skip to header Skip to footer

Para niños

A quien más quiero es a Dios

¿Te duele la rodilla? ¡No hay problema! Dahlia oró y pudo volver a jugar de inmediato. Y, como Dios está en todas partes, ¡tú también puedes orar así!

¿Extrañas a mamá?

Si alguna vez extrañas a tu mamá, puedes recordar el gran amor de Dios.

Mi curación de un dolor de oído

“Nunca podemos estar separados de Dios”. Al reflexionar y aceptar estas palabras que una practicista de la Ciencia Cristiana le mencionó, Evie sanó rápidamente de un dolor de oído."

A salvo en el autobús de la escuela

Greg se sintió molesto viajando en el autobús equivocado. No sabía a dónde iba ni dónde se suponía que debía bajar. Pero entonces oró con las ideas de un himno que a él y a su mamá les gustaba cantar, y pudo comprobar que realmente siempre estaba a salvo bajo el cuidado de Dios.

Subamos a la montaña

No importa dónde estés, puedes estar en silencio y tranquilo. Puedes dejar que tus pensamientos se eleven, se eleven, se eleven, para sentir y saber cuán cerca está Dios.

Oré por mi cuenta

En la Escuela Dominical ella aprendió que las ideas sobre las que allí hablaban no eran solo para los domingos. Eran para todos los días. Podía orar con ellas y sanar.

Encontró a Fluffy

Mientras intentaba ayudar a su hermanita a encontrar a Fluffy, una querida gatita de peluche, Holly le pidió a Dios que la ayudara. Y lo hizo, a través de mensajes angelicales que la guiaron a encontrar a Fluffy.

Deja que resplandezca tu luz esta Navidad

Al leer este hermoso artículo para niños, verás que, así como la gloria de Dios brillaba la noche en que nació Jesús, nosotros también podemos iluminar el mundo dejando que nuestra luz resplandezca, y no solo en Navidad, ¡sino todos los días!

Como tu Padre

¿Sabías que eres como tu Padre? Puesto que Dios es Amor y es bueno, todos reflejamos ese mismo Amor y bondad, como explica Joan en este artículo.

Curación en la playa

Después de recoger sin darse cuenta una medusa y ser picada, Jennifer recordó lo que aprendió en la Escuela Dominical y oró, reconociendo que ella es la hija espiritual y perfecta de Dios. Las erupciones sanaron rápidamente, y ella sabía que no debía tener miedo de ir a la playa de nuevo, porque Dios siempre estaría con ella.

La misión del Heraldo

 “...para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad...”

Mary Baker Eddy, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y Miscelánea, pág. 353

Saber más acerca del Heraldo y su misión.