Skip to main content Skip to search Skip to header Skip to footer

La satisfacción es innata a la semejanza de Dios

Del número de julio de 1964 de El Heraldo de la Ciencia Cristiana


El deseo innato por alcanzar la satisfacción y sentirnos contentos, siempre va unido al móvil de cada una de nuestras actividades, nuestros esfuerzos y éxitos. Muy a menudo la satisfacción anhelada se confunde con la complacencia propia y el engrandecimiento personal, y siendo de naturaleza emocional se origina en la mente mortal o carnal, que tarde o temprano aporta la decepción y el sufrimiento.

Iniciar sesión para ver esta página

Para tener acceso total a los Heraldos, active una cuenta usando su suscripción impresa del Heraldo ¡o suscríbase hoy a JSH-Online!

La misión del Heraldo

 “...para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad...”

Mary Baker Eddy, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y Miscelánea, pág. 353

Saber más acerca del Heraldo y su misión.