Skip to main content Skip to search Skip to header Skip to footer

“Tomad, comed; esto es mi cuerpo”

Del número de octubre de 1966 de El Heraldo de la Ciencia Cristiana


Cristo Jesús mostró a la humanidad que él fue siempre dueño y señor de su cuerpo y jamás su esclavo. Sanó toda clase de enfermedades —, cojeras, cegueras y otros defectos físicos —, venció el hambre y la sed en el desierto y se sobrepuso a la muerte en sí mismo y la venció para otros.

Iniciar sesión para ver esta página

Para tener acceso total a los Heraldos, active una cuenta usando su suscripción impresa del Heraldo ¡o suscríbase hoy a JSH-Online!

La misión del Heraldo

 “...para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad...”

Mary Baker Eddy, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y Miscelánea, pág. 353

Saber más acerca del Heraldo y su misión.