Skip to main content

Para jóvenes

El Conde de Bocanegra

Érase una vez, hace muchos, muchos años, un castillo inmenso en la cima de una montaña. Sus torres eran tan altas que casi nunca se podían ver enteras ya que las nubes solían taparlas.

La parábola del sembrador

Es sólo un espejismo

El pequeño automóvil avanza por la carretera rumbo al este. El día es extremadamente caluroso y los niños suspiran por llegar a destino.

"Mami, sigue orando"

Estaba yo hablando por teléfono, mientras Daniel (de apenas 3 añitos) jugaba con un par de leños para el fuego del hogar y su martillito de plástico. Cuando de repente dio un grito y vino a verme llorando.

Un gorrión de visita en casa

Una mañana muy tempranito, papá y mamá llevaron a pasear por el vecindario a Tobi, nuestro perro. Era un día de sol precioso y mucha gente ya estaba saliendo para ir a trabajar.

¿Qué vas a ser cuando seas grande?

¿Te han preguntado esto alguna vez? Seguramente has escuchado esa pregunta muchas veces, ¿no es cierto? ¿Recuerdas cuál fue tu respuesta? ¿Ingeniero? ¿Maestro? ¿O todavía no lo sabes? Ya sea que lo sepas o no, simplemente cierra tus ojos y escucha la respuesta. !Sí, inténtalo! Escucha lo que Dios te está diciendo ahora mismo.

Sin rastros de adicciones

Sobre su cómoda hay una botella de gin sin abrir, como un diario recordatorio de la vida que dejó atrás. Cuando tenía 15 años, mi amigo David (no es su nombre verdadero) comenzó a beber alcohol y a fumar marihuana con frecuencia.

Receta para la belleza

Faltaban sólo dos días para viajar a Estados Unidos. Iba a estudiar en una escuela para Científicos Cristianos, donde no conocía a nadie.

La misión de El Heraldo

La explicación divinamente inspirada de la Sra. Eddy sobre la misión de El Heraldo de la Ciencia Cristiana, fundado en 1903, se ha convertido en símbolo de las actividades del movimiento de la Ciencia Cristiana que abarca al mundo. Las palabras de la Sra. Eddy figuran en la inscripción de la cornisa del edificio de La Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana: para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la verdad. El Heraldo es una expresión tangible del interés de nuestra Guía en compartir con toda la humanidad el inapreciable conocimiento de la Ciencia de la Vida. La Sra. Eddy comprendió que el Consolador había venido “para la sanidad de las naciones”.

Alfred F. Schneider, El Heraldo de la Ciencia Cristiana, número de mayo de 1974

Saber más acerca de El Heraldo y su misión.