Skip to main content Skip to search Skip to header Skip to footer

¿Ha deseado alguna vez tener un tío rico?

Del número de mayo de 1988 de El Heraldo de la Ciencia Cristiana


¿Recuerda usted la expresión: “Ojalá tuviera un tío rico?” Esta persona, no necesariamente un familiar, sería alguien a quien pudiésemos recurrir en momentos difíciles; alguien que nos diera la seguridad de saber que siempre está allí para ayudarnos a satisfacer todas nuestras necesidades. Durante una época en mi vida cuando nuestra familia atravesaba por problemas económicos, pensé: “¡Qué bueno sería tener un tío rico!” Mientras meditaba en esto y en sus posibilidades, de pronto me sentí muy agradecida.

Iniciar sesión para ver esta página

Para tener acceso total a los Heraldos, active una cuenta usando su suscripción impresa del Heraldo ¡o suscríbase hoy a JSH-Online!

La misión del Heraldo

 “...para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad...”

Mary Baker Eddy, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y Miscelánea, pág. 353

Saber más acerca del Heraldo y su misión.