Skip to main content Skip to search Skip to header Skip to footer
Original Web

Buenas noticias

Unidos en el cielo y en la tierra

Del número de enero de 2021 de El Heraldo de la Ciencia Cristiana

Apareció primero el 22 de octubre de 2020 como original para la Web.


En un reciente viaje de estudios universitarios al extranjero, visitamos Israel, Jordania y los territorios palestinos. Como parte de nuestro estudio, nos pidieron que consideráramos la pregunta: ¿Qué hace que la tierra sea santa? Uno de los destinos que visitamos fue el monte Nebo, a donde fue Moisés después de guiar durante cuarenta años a los israelitas a través del desierto. Fue a la cima del monte Nebo para echar un vistazo a la Tierra Prometida.

Cuando estaba en la cima de esta montaña que domina el valle del Jordán, se me acercó una mujer. Llevaba un hermoso vestido rojo que la cubría por completo y un hiyab granate oscuro sobre la cabeza. Comenzó a preguntarme de dónde era y por qué estaba en el monte Nebo con tantos estadounidenses.

Después de responder a sus preguntas, me sentí inspirada a preguntarle qué pensaba al mirar el paisaje. Después de un breve momento de contemplación, se volvió hacia mí y dijo: “El cielo. Tú eres cristiana y yo soy musulmana; pero en el cielo, Dios solo ve a uno, y no hay nada que pueda dividirnos”. Su comentario hizo que se me llenaran los ojos de lágrimas. Entonces, una de sus amigas vino y le dijo a la mujer: “Es hora de orar”.

Mientras se alejaba, me volvió a llamar: “¡Te veré en el cielo!”. Sin embargo, yo sabía que no necesitaba esperar a verla en un lugar lejano llamado “cielo”, porque realmente el cielo estaba allí. Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras por Mary Baker Eddy da la siguiente definición de cielo: “Armonía; el reino del Espíritu; gobierno por el Principio divino; espiritualidad; felicidad; la atmósfera del Alma” (pág. 587). Justo en aquel momento, que la mujer musulmana y yo habíamos compartido, estábamos experimentando el reino del Espíritu a través de nuestra expresión de armonía y felicidad, de familia y unidad con Dios.

Cristo Jesús enseñó a sus seguidores a amar a toda la humanidad. Aunque esta mujer tenía una religión diferente a la mía, ella y yo somos hermanas. En aquel entonces, y todavía hoy, cuando pienso en ese momento, ella y yo estamos en el cielo, unidas a través de la comprensión de que Dios hizo a cada individuo uno con Él y emparentados los unos con los otros.

En el cielo —en “el reino del Espíritu… la atmósfera del alma”— el hombre no está dividido, las etiquetas humanas no tienen ningún reconocimiento, y todas las ideas de Dios están unificadas en armonía bajo el único Dios Todopoderoso.

Hannah Hathaway

More in this issue / enero de 2021

La misión de El Heraldo

 “...para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad...”

— Mary Baker Eddy, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y Miscelánea pág. 353

Saber más acerca de El Heraldo y su misión.