Skip to main content Skip to search Skip to header Skip to footer

Curación en el vecindario y la Regla de Oro

Del número de julio de 1990 de El Heraldo de la Ciencia Cristiana


¿Es posible amar realmente a otros niños como amamos a los propios? ¿Es acaso posible enfocar este ideal con realismo? Y si lo intentamos, ¿cómo podemos establecer la diferencia entre el interferir en lo que no nos incumbe y el genuino amor que sana? Una curación de animosidad y relaciones difíciles con algunos niños en nuestro vecindario me enseñó que el amor de la ley de Dios nunca hace concesiones al mal, sino que va al fondo del problema y lo sana. A medida que oraba para solucionar la situación, una regla muy básica en la curación se mantuvo vívida en mis pensamientos: el amor universal no actúa dentro de los estrechos límites de opiniones personales.

Iniciar sesión para ver esta página

Para tener acceso total a los Heraldos, active una cuenta usando su suscripción impresa del Heraldo ¡o suscríbase hoy a JSH-Online!

La misión del Heraldo

 “...para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad...”

Mary Baker Eddy, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y Miscelánea, pág. 353

Saber más acerca del Heraldo y su misión.