Skip to main content Skip to search Skip to header Skip to footer

Velando por una sola hora

Del número de enero de 1947 de El Heraldo de la Ciencia Cristiana


¿QUIEN no se habrá conmovido ante las trágicas palabras de Cristo Jesús, cuando oraba en el huerto? En el momento más tenebroso de su carrera, cuando se vió constreñido a presentar la prueba máxima de la presencia de Dios, buscó apoyo en aquellos a quienes amaba y a quienes tanto había ayudado. En aquella hora, él necesitaba la ayuda de sus amigos y les pidió que lo acompañasen en la oración, pero ellos le fallaron y en el inmenso vacío del abandono mental, Jesús dirigió a Simón Pedro aquella pregunta transcendental: "¿De modo que no habéis podido velar conmigo una sola hora?" Había acudido a sus amigos y éstos le faltaron.

Iniciar sesión para ver esta página

Para tener acceso total a los Heraldos, active una cuenta usando su suscripción impresa del Heraldo ¡o suscríbase hoy a JSH-Online!

La misión del Heraldo

 “...para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad...”

Mary Baker Eddy, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y Miscelánea, pág. 353

Saber más acerca del Heraldo y su misión.