Skip to main content Skip to search Skip to header Skip to footer

CENTINELAS

Del número de diciembre de 1975 de El Heraldo de la Ciencia Cristiana


¡Qué gran recompensa llegaron a tener esa sabia profetisa de la tribu de Aser, viuda y sin hogar, y muchos centinelas también en Jerusalén, cuando en la tierra asomó el amanecer de la primera Navidad! El heraldo Gabriel a ellos no vino, mas sus oraciones brillaron en su camino. ¡Qué gran recompensa María recibió cuando en respuesta a su lamento: “Se han llevado a mi Señor”, la voz de Jesús, llamando su nombre, escuchó! Ella fue quien, centinela en el Calvario, en la mañana de Resurrección a dar las buenas nuevas salió diciendo con alegría que eternamente igual su Maestro vivía.

Iniciar sesión para ver esta página

Para tener acceso total a los Heraldos, active una cuenta usando su suscripción impresa del Heraldo ¡o suscríbase hoy a JSH-Online!

La misión del Heraldo

 “...para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad...”

Mary Baker Eddy, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y Miscelánea, pág. 353

Saber más acerca del Heraldo y su misión.