Skip to main content Skip to search Skip to header Skip to footer

El glorioso privilegio de ocuparnos en nuestros propios asuntos

Del número de febrero de 1986 de El Heraldo de la Ciencia Cristiana


¡El chisme! ¿Por qué lo escucha, lo lee y lo divulga la gente? ¿Por qué la gente que por lo demás es justa y amable, sin pizca de malas intenciones, es atrapada por la engañosa empresa de criticar y entremeterse, a menudo sin saber que lo está haciendo? ¿No es acaso, algunas veces, porque la mente mortal quisiera adulterar los impulsos más puros de la gente, aquellos que provienen de Dios? Todos estamos dotados de la capacidad innata de amar, ayudar y prestar apoyo a nuestro prójimo. El buen samaritano en cada uno de nosotros tiene que ser alimentado y protegido.

Iniciar sesión para ver esta página

Para tener acceso total a los Heraldos, active una cuenta usando su suscripción impresa del Heraldo ¡o suscríbase hoy a JSH-Online!

La misión del Heraldo

 “...para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad...”

Mary Baker Eddy, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y Miscelánea, pág. 353

Saber más acerca del Heraldo y su misión.