Skip to main content Skip to search Skip to header Skip to footer

No hay amor no correspondido

Del número de agosto de 1986 de El Heraldo de la Ciencia Cristiana


Un joven se enamoró,
Pero sólo era una ensoñación.
Y, en su sueño, el amor no correspondido
Profundizó la ensoñación.

Un hombre viejo y solo,
En solitaria melancolía,
Soñó que nadie su hambre satisfaría
Con el pan de la alegría.

Luego el Cristo, la luz de la Vida,
Hizo surgir a un hombre nuevo, despierto,
Que ya satisfecho, ahora percibió
Que dar de lleno, es recibir de lleno.

Y esto lo logró aprender
cuando la ensoñación corrió a esconderse:
No hay amor no correspondido;
A quien ama, recibe del amor su recompensa.

Iniciar sesión para ver esta página

Para tener acceso total a los Heraldos, active una cuenta usando su suscripción impresa del Heraldo ¡o suscríbase hoy a JSH-Online!

Para explorar más contenido similar a este, lo invitamos a registrarse para recibir notificaciones semanales del Heraldo. Recibirá artículos, grabaciones de audio y anuncios directamente por WhatsApp o correo electrónico. 

Registrarse

Más en este número / agosto de 1986

La misión del Heraldo

 “...para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad...”

                                                                                                          Mary Baker Eddy

Saber más acerca del Heraldo y su misión.