Skip to main content Skip to search Skip to header Skip to footer

Mi Salvador

Del número de marzo de 1990 de El Heraldo de la Ciencia Cristiana


Oh, cuán grande es tu amor: porque cuando a ti fui guiado, vine digno de lástima y desdichado; cuando enfurecido, golpeaba a diestra y siniestra, maldiciendo, tu poderoso amor permaneció imperturbado. Aun cuando para las apariencias yacía inanimado, me tomaste de la mano, y como sólo ves y conoces lo puro y abnegado, calmadamente me dijiste: Levántate.

Iniciar sesión para ver esta página

Para tener acceso total a los Heraldos, active una cuenta usando su suscripción impresa del Heraldo ¡o suscríbase hoy a JSH-Online!

La misión del Heraldo

 “...para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad...”

Mary Baker Eddy, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y Miscelánea, pág. 353

Saber más acerca del Heraldo y su misión.