Skip to main content
Original Web

La oración de una niña sana el dolor de cabeza

De El Heraldo de la Ciencia Cristiana. Publicado en línea - 5 de septiembre de 2019


Cuando yo tenía unos doce años, y estábamos visitando a unos amigos de mi madre y andando en el auto, sentí que me empezaba a doler la cabeza. Muy pronto el dolor se hizo muy fuerte. Nunca antes había tenido un dolor de cabeza así, pero sabía que esto era algo por lo que podía orar y sanar.

Como alumna de la Escuela Dominical de la Ciencia Cristiana, había aprendido que Dios es totalmente bueno y que todo lo que Él crea es bueno. Recurrí a Dios en oración, razonando que, puesto que el dolor de cabeza no era bueno, no venía de Dios, así que no me pertenecía por ser Su hija amada.

No le mencioné a nadie el dolor de cabeza, a pesar de que se estaba volviendo más intenso mientras andábamos. Continué orando con lo que sabía que era verdad, que puesto que Dios no había creado el dolor de cabeza no podía ser parte de la expresión de Dios, yo, así que no necesitaba aceptarlo.

Muy pronto el dolor empezó a disminuir. Para cuando llegamos a nuestro destino, estaba completamente libre del dolor de cabeza, y en todas las décadas que han transcurrido desde entonces, no he vuelto a tener otro.

Siempre le he estado agradecida a mi madre por haberme inscrito en la Escuela Dominical de la Ciencia Cristiana desde temprana edad. Cuando tenía veinte años me afilié con gratitud a La Iglesia Madre y he seguido siendo miembro desde entonces. Y he tenido muchas, pero muchas curaciones a lo largo del camino.

Nina Bolch

Savannah, Georgia, EE.UU

Más artículos en la web

La misión de El Heraldo

La explicación divinamente inspirada de la Sra. Eddy sobre la misión de El Heraldo de la Ciencia Cristiana, fundado en 1903, se ha convertido en símbolo de las actividades del movimiento de la Ciencia Cristiana que abarca al mundo. Las palabras de la Sra. Eddy figuran en la inscripción de la cornisa del edificio de La Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana: para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la verdad. El Heraldo es una expresión tangible del interés de nuestra Guía en compartir con toda la humanidad el inapreciable conocimiento de la Ciencia de la Vida. La Sra. Eddy comprendió que el Consolador había venido “para la sanidad de las naciones”.

Alfred F. Schneider, El Heraldo de la Ciencia Cristiana, número de mayo de 1974

Saber más acerca de El Heraldo y su misión.