Skip to main content Skip to search Skip to header Skip to footer

Un lugar propio

Del número de octubre de 1981 de El Heraldo de la Ciencia Cristiana


Una mujer que estaba buscando una nueva casa le preguntó a un practicista de la Ciencia Cristiana Christian Science (crischan sáiens) : “Si mi lugar está divinamente establecido, ¿por qué siempre tengo que mudarme?” La Ciencia Cristiana nos asegura que cada uno de nosotros posee su lugar correcto, uno que le es propio, que nadie más puede ocupar y del que no podemos ser desalojados. Esto es cierto para todos, incluso para los que el mundo llama refugiados sin hogar.

Iniciar sesión para ver esta página

Para tener acceso total a los Heraldos, active una cuenta usando su suscripción impresa del Heraldo ¡o suscríbase hoy a JSH-Online!

La misión del Heraldo

 “...para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad...”

Mary Baker Eddy, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y Miscelánea, pág. 353

Saber más acerca del Heraldo y su misión.