Skip to main content Skip to search Skip to header Skip to footer

Evitando las traicioneras corrientes del adulterio

Del número de julio de 1981 de El Heraldo de la Ciencia Cristiana


Después de habérseme advertido que la resaca de una hermosa playa era una de las más peligrosas del mundo, me impresionó ver cuán fuerte era la tentación de no hacer caso a la prudente advertencia y zambullirme en el agua, con advertencia o sin ella. Una relación adúltera puede ser tan seductora como ese oleaje lo era para mí.

Iniciar sesión para ver esta página

Para tener acceso total a los Heraldos, active una cuenta usando su suscripción impresa del Heraldo ¡o suscríbase hoy a JSH-Online!

La misión del Heraldo

 “...para proclamar la actividad y disponibilidad universales de la Verdad...”

Mary Baker Eddy, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y Miscelánea, pág. 353

Saber más acerca del Heraldo y su misión.